lunes, 4 de abril de 2016

Decoración de interiores con los tonos azules

El color es una herramienta que emplean tanto los arquitectos como los diseñadores de interiores para aumentar al máximo los efectos que de sus diseños. Un arquitecto técnico se propón si un hotel en la nieve debe pintarse en blanco y perderse en el paisaje a lo largo del invierno o bien pintarlo con un color obscuro que retenga el calor y haga destacar ese hotel en contraste con la nieve. Un color empleado en las construcciones y en el diseño de interiores es el azul. El azul es un color primario y clasificado en los colores fríos. El color complementario del azul es el color naranja.

El color azul es relajante asociado con la psique y el intelecto. El azul es un color fresco puesto que esta relacionado con el mar, el agua y el cielo. Un caso de edificios azules se nos presenta en Barna (España) el Edificio Forum usa la testera en color azul para relacionarse con el cielo y también incluye en sus paredes exteriores bloques de espéculos que reflejan el cielo que engañan la vista haciéndonos opinar que son huecos en la construcción.

En el diseño de interiores se emplea el azul claro en las habitaciones puesto que asisten a aliviar la psique y de este modo poder dormir en escaso tiempo.

Las habitaciones azules son peculiaridades de los varones pequeños. Almohadones en color azul y alfombras del mismo color van a dar un toque varonil a estas habitaciones, si son pequeños se aconseja no emplear demasiado este color y entremezclarlos con el amarillo y naranja. Las habitaciones de pequeños deben hacer llegar energía y alegría. El color azul no insita a comer, por tal razón las grandes cadenas de comidas no emplean este color en sus locales y logotipos, y no se recomienda utilizarla en comedores y vajillas. Una habitación donde el color azul queda realmente bien es la sala de estar; un azul eléctrico en combinación con el blanco y el beis va a dar una imagen moderna del sitio y un azul grisáceo un aspecto más formal.